The Big Pan Theory

En los últimos años, hemos presenciado la decadencia de nuestros Pan, alimento simbólico paradigmático. La banalización de su calidad ante los imperativos del dinero y del tiempo ha dado lugar a un nuevo resultado, al que llamamos pan pese a que su elaboración no utiliza ni la sintaxis ni la semántica originales, y cuyo resultado consiste en un producto sin contenido y necesitado de un nuevo nombre.

El pan nos acompaña desde el 8000 aC. Es uno de los primeros alimentos procesados de la humanidad. Seguramente, el primer pan fue denominado ácimo, sin levadura. Son los panes planos tan característicos de Oriente y que, aún hoy en día, perviven. Más tarde, apareció el leudado o fermentado, el cual, debido al tiempo de exposición de la masa con el aire, entraba en contacto con las esporas de las levaduras que producían gases en su interior, formando un pan esponjoso.

Esta mezcla de cereales molidos, agua y tiempo ha sido tan importante en la alimentación humana que se ha considerado sinónimo de ‘alimento’ en muchas culturas.

El pan con contenido

Desde su nacimiento, el pan ha sido un alimento cargado de contenido simbólico. Su aparición acompaña el nacimiento de las primeras sociedades civilizadas. Éstas se configuran con el paso del nomadismo al sedentarismo y la invención de la agricultura. El hombre civil, pues, es el que construye su propio alimento. El pan no existe en la naturaleza y solo los hombres saben hacerlo.

En inglés la masa de pan dough se deriva de una raíz indoeuropea que significa formar, construir

En inglés, la masa –dough- se deriva de una raíz indoeuropea que significa formar, construir. La invención o construcción del pan simboliza la salida del estado salvaje y la entrada en la civilización. En los poemas Homéricos, la expresión ‘comedores de pan’ es sinónimo de hombres. El poema de Gilgamesh, primer texto escrito conocido, cuenta que el hombre salvaje salió de su estado asilvestrado cuando tomó conciencia de la existencia de este alimento. Representa la dominación del hombre sobre los procesos naturales en pos de su propio beneficio.

En los poemas Homéricos la expresión de ‘comedores de pan’ es sinónimo de hombres

Cuando las primeras religiones monoteístas aparecen, incorporan rápidamente este simbolismo a su relato. En el cristianismo es bien sabida la simbología del pan como el cuerpo de Jesús. Recordemos eso de: “Este es mi cuerpo”.

http://blogs.good2b.es/food-your-information/wp-content/uploads/sites/7/2016/01/giphy.gif

En hebreo, Belén significa casa de pan. El matoh es el alimento simbólico del maná (alimento), que era enviado por Dios a ‘su pueblo’ para alimentarse durante la travesía por el desierto. Los judíos utilizan en sus rituales, básicamente, pan ácimo, pues la fermentación representa el pecado. Seguramente debido a significados anteriores a las religiones monoteístas, que lo relacionan con la fecundidad, la sexualidad y la figura femenina. Como véis, los humanos comemos símbolos.

Tanto es así que se escribieron tratados en referencia a qué tipo de pan era más indicado para cada liturgia: si el pan ácimo o el leudado. Los teólogos del rito griego, ortodoxo, se decantan por el pan leudado pues la levadura que ‘sube’ al pan simboliza la ‘elevación’ hacia el cielo. Los teólogos católicos prefieren el pan ácimo (la hostia) pues es símbolo de pureza y representa el cuerpo de cristo concebido sin corrupción. ¡Vaya por Dios!

Pan y circo

En varias etapas de la historia, traspasando su condición de alimento, se ha usado el pan como forma de pago a trabajadores y esclavos. Julio César mandaba distribuir trigo gratuitamente a los más pobres para mantener al pueblo distraído de la política. Jugar con el alimento del pueblo es una actividad antigua.

El gremio de panaderos ha tenido desde siempre grandes privilegios y ha poseído influencia en asuntos de gobierno. Términos utilizados hoy en día como símbolos de distinción tienen un origen relacionado con el pan. La palabra lord tiene el origen del término anglosajón hlaford, guardián de las hogazas, el que suministra los alimentos. A la vez que lady proviene de hlaefdige, la que amasa el pan.

La palabra lord tiene el origen del término anglosajón hlaford, guardián de las hogazas, el que suministra los alimentos. A la vez que lady proviene de hlaefdige, la que amasa.

El precio de la hogaza ha sido siempre vigilado por los gobiernos y autoridades de cada región. El miedo a los llamados ‘motines del pan’ estaba muy arraigado entre las clases más altas. Hablamos de revueltas violentas causadas por la subida del precio del pan.

Pan blanco pan (de) rico

Desde su nacimiento ha sido un símbolo de distinción de clases. La hogaza de trigo, de color blanco, era destinada a las clases sociales altas. De la misma manera, que las hechas a partir de granos más toscos y de color más oscuro eran destinados a las clases populares. Pronto se implantaron técnicas de tamizado y blanqueamiento de la harina, ya que cuánto más blanca, más preciada.

Solo se tiene constancia de alguna excepción a esta regla por parte de las clases privilegiadas. Sabemos, por ejemplo, que Arnau de Vilanova recetó a Jaime II de Aragón pan de salvado de trigo por un problemilla de hemorroides del rey.

El pan sin contenido

Entonces, ¿en qué momento se ha convertido este alimento esencial en esa barra de pan chiclosa, blanca como la nieve, sin olor, sin sabor y triste como ella sola? ¿Quién no se ha cogido un cabreo considerable ante esos bocadillos falsos como el cartón piedra? A quién no le han entrado ganas de -como al loco de Nietzsche- dirigirse al mercado, como si del árbitro de las buenas prácticas alimentarias se tratara, y gritar: “¡Hemos matado a Dios!Y al Pan también”.

http://blogs.good2b.es/food-your-information/wp-content/uploads/sites/7/2016/01/200-3.gif

 

No solo ha perdido su valor simbólico y con eso la importancia que le otorgamos, sino que, además, ya no es sinónimo de alimento.

Los nuevos dioses: tiempo y dinero

Una vez la manufactura del pan se industrializa, la consecuencia más directa es la negación de la fermentación. Se reemplaza el lento desarrollo biológico de la masa por un método químico casi instantáneo. Como resultado la harina necesaria para conseguir una elevación rápida debe de ser de trigo (preferentemente) de mala calidad, blando y con el mínimo contenido de salvado posible.

“La salud de una cultura se mide por la calidad de su harina”, Parmentier

Parece como si el miedo al motín de subsistencia hubiera creado este sucedáneo, este surimi barato. Un pan sin sabor, sin olor, sin fermentación, sin valor nutricional, sin memoria ni contenido.

Propongo recuperar la semántica del pan mediante la palabra ‘compañero’ para dotar a este alimento del valor que merece. Compañero proviene de Cum Panem, que significa ‘con quien compartes el pan’.

Compañero proviene de Cum Panem, que significa ‘con quien compartes el pan’

No podemos compartir cualquier pan, como no podemos brindar con cualquier vino. Señores, señoras, recuperemos la salud, recuperemos la cultura. Demostremos que somos ‘comedores de pan’ de pies a cabeza.

http://blogs.good2b.es/food-your-information/wp-content/uploads/sites/7/2016/01/200-1.gif

 

 

No Comments Yet.

Que te ha parecido?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *